El síndrome de Reiter es un cuadro clínico que se manifiesta con tres síntomas que en un principio parecen no tener relación entre sí, estos son: afecciones oculares, artritis y problemas genitourinarios. También pueden presentarse afecciones cutáneas.

Las principales causas que desencadenan este trastorno son infecciones venéreas, gastrointestinales o urinarias.

 

Características del síndrome de Reiter

reiter1

El síndrome de Reiter, también denominado artritis reactiva, es una variante de la artritis en la que se presentan además de inflamación en las articulaciones, afecciones cutáneas y oculares.

Este trastorno se presenta posteriormente de una infección gastrointestinal o genitourinaria.
El síndrome de Reiter puede ser de difícil diagnóstico ya que se presenta primeramente como una artritis común, y algunos síntomas, como las reacciones cutáneas, pueden tardar meses en presentarse.

Síntomas

El cuadro clínico del síndrome de Reiter, está compuesto por tres componentes: inflamación articular, lesiones oculares y cutáneas.

Síntomas oculares

La conjuntivitis es la manifestación clínica más usual. Los pacientes con síndrome de Reiter pueden padecer ardor, fotofobia, secreciones conjuntivales o lagrimeo. También pueden presentarse edemas en los párpados.

Dentro de la artritis reactiva, las complicaciones oculares suelen ser las más delicadas que deben ser tratadas para que no dejen secuelas.

Síntomas de artritis

Puede presentarse de forma leve, intermedia o grave. Afecta principalmente las articulaciones de las extremidades inferiores. Las articulaciones lumbosacras pueden verse afectadas manifestándose en dolor  en la espalda baja.

Suele afectarse el tendón de Aquiles y las articulaciones de los dedos de los pies. Cuando el síndrome afecta a niños, puede confundirse con fiebre reumática ya que afecta, por lo general, las articulaciones periféricas.

Síntomas genitourinarios

Por lo general, en la mujer, los síntomas genitourinarios suelen ser más leves y hasta haber casos asintomáticos.

Los hombres con síndrome de Reiter suelen presentar micción dolorosa, secreciones uretrales, hematuria y dolor en el pene. Las mujeres pueden presentar cervicitis.

Síntomas cutáneos y mucosos

Las lesiones más frecuentes se presentan en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Son similares a las lesiones de la psoriasis y pueden empeorar por el estrés.

El paciente puede presentar también, úlceras en la lengua, paladar, labios y pene. Estos síntomas pueden estar acompañados por fiebre, fatiga y falta de apetito.

Causas

El síndrome de Reiter se desencadena luego de una infección gastrointestinal o genitourinaria.

Existen dos teorías acordadas sobre las causas que desencadenan el síndrome de Reiter:

  •  Teoría epidérmica: es cuando el síndrome de Reiter es precedido por una enfermedad diarreica aguda causada por las siguientes bacterias: Salmonella typhimurium, Salmonella enterititis, Shigella flexneri y Compilobacter yeyuni entre otras.
  • Teoría endémica: es cuando el síndrome aparece luego de una infección venérea producida por bacterias como: Chlamydia trachomtis o Ureaplasma urealyticum.

 El síndrome de Reiter está clasificado dentro de las artritis seronegativas.

Diagnóstico

Para realizar el diagnóstico de Reiter, deben analizarse los criterios diagnósticos característicos de este síndrome como la revisión del historial médico y la evaluación de la sintomatología.

Las pruebas y criterios que ayudan a determinar la presencia del síndrome suelen ser:

  • Evaluación de antecedentes de enfermedades infecciosas entéricas o de transmisión sexual.
  • Afecciones articulares periféricas con inflamación de más de un mes.
  • Presencia de clínica ocular o cutánea
  • Rayos X para determinar el daño y funcionamiento de las articulaciones.
  • Resonancia magnética para evaluar los huesos y órganos
  • Leucograma para detectar infecciones
  • Examen de proteína en orina
  • Cultivo bacteriológico

Tratamiento para el síndrome de Reiter

El trastorno de Reiter no tiene cura. Los síntomas pueden prolongarse de dos a seis meses y desaparecer por si solos, volviendo a reactivarse muchos ños después.

El tratamiento es básicamente para mejorar los síntomas y debe centrarse en la infección originaria que desencadenó el síndrome.

  • Reposo mientras se tengan las articulaciones inflamadas
  • Fisioterapia y ejercicios para fortalecer los músculos y mejorar la flexión.
  • Tratamiento antibiótico para tratar las diversas infecciones.
  • Fármacos analgésicos para aminorar el dolor
  • En casos graves pueden recetarse inyecciones de corticoides.
  • Medicación para problemas oftálmicos
  • Medicación tópica para las lesiones cutáneas

Imágenes del síndrome de Reiter

Observa a continuación cómo lucen las lesiones típicas que aparecen en el síndrome de Reiter:

reiter4

reiter3

 

 

 

 

 

 

 

reiter2

reiter1

 

 

 

 

 

 

 

Preguntas frecuentes del síndrome de Reiter
¿Cómo se previene?

Una forma para prevenir el síndrome de Reiter, es prevenir enfermedades de contagio sexual que puedan desencadenarlo. Para ello siempre debe usarse preservativo en las relaciones sexuales.

En algunos casos, el síndrome de Reiter es difícil de prevenir ya que se desencadena luego de una infección gastrointestinal. Un buen manejo bromatológico de los alimentos puede evitar problemas gastrointestinales.

¿Cómo se hereda?

El síndrome de Reiter es una condición adquirida y no es hereditario.

¿Cómo se transmite?

El síndrome de Reiter no se transmite en sí, sino que lo que puede transmitirse son bacterias por contacto sexual que generen una infección y posteriormente desencadenen el síndrome.

¿Cómo se detecta?

Para realizar el diagnóstico de síndrome de Reiter debe realizarse una exhaustiva evaluación de la sintomatología y de la historia clínica del paciente. Existen algunas pruebas para detectar anomalías en las articulaciones como rayos X o resonancias magnéticas.

¿Quién descubrió el síndrome de Reiter?

El nombre con el que se conoce a la artritis reactiva, es debido a Hans Reiter, un médico alemán que describió la enfermedad en el año 1916.Existe mucha controversia en la actualidad sobre el uso del nombre de Hans Reiter para este síndrome.

Reiter formó parte del régimen nazi siendo oficial de las SS y se lo la juzgado por estar involucrado directamente en la muerte de prisioneros en el campo de concentración Buchenwald.

Fuentes: