El síndrome de Neglect, también conocido con los nombres de síndrome de negligencia unilateral o heminegligencia, es un trastorno que se define como la incapacidad de responder a estímulos sensitivos o motores del lado izquierdo del cuerpo.

El cerebro humano está divido en dos hemisferios. Cada hemisferio controla todas las acciones del lado contrario. El hemisferio izquierdo controla todas las funciones del lado derecho del cuerpo y viceversa.

Cuando se produce una lesión cerebral en el hemisferio derecho, se producen una serie de síntomas cuya gravedad depende directamente del tipo de lesión y afectan la capacidad sensitiva y motora del lado izquierdo del cuerpo.

Características del síndrome de Neglect

Sindrome de Neglect

La heminegligencia puede presentarse a distintos niveles, siempre supeditados al tipo y extensión de lesión cerebral que el paciente ha sufrido.

Este trastorno puede desencadenarse por diversos tipos de patologías del cebro como traumatismos craneoencefálicos, tumores cerebrales y accidentes cerebrovasculares.

Diversos estudios indican que la prevalencia del síndrome de negligencia es del lado izquierdo, producido por lesiones en el hemisferio derecho. Esto se debe a que el hemisferio derecho, tiene un rol dominante en la atención de los hemiespacios.

Si se produjese una lesión cerebral en el hemisferio izquierdo, el sistema atencional derecho tiene la capacidad de compensar el déficit ya que posee un foco atencional bilateral.

Síntomas

La sintomatología del síndrome de Neglect, depende de diversas variables como la extensión de la lesión y  la edad del paciente.

Las manifestaciones clínicas de este trastorno varían según el tipo de estímulo que se presenta:  visual, auditivo o somatosensorial. También varía según el espacio que afecta que puede ser personal, peripersonal o extrapersonal.

De todas las consecuencias que se producen por lesiones cerebrales, el síndrome de Neglect es uno de los que causa mayor impacto en la funcionalidad de los individuos.

Por lo general, el síndrome puede reconocerse a simple vista cuando el paciente realiza actividades cotidianas, sin embargo, en otros pacientes, el trastorno no se hace tan evidente y son necesarios diversos exámenes y test para detectarlo como bisección d líneas, tareas de cancelación y dibujo y copias de figuras.

Conoce a continuación cómo se clasifican las heminegligencias y cuáles son sus síntomas correspondientes en cada forma:

Heminegligencia atencional o sensorial

En esta forma de heminegligencia, el individuo tiene dificultades de responder a estímulos inesperados de un lado del espacio ya que posee déficit de atención y hay tendencia a prestar atención del lado sano.

Esta forma de heminegligencia posee las siguientes características:

  • Extinción sensorial: cuando el estímulo se presenta solo se logra identificar, no así cuando hay una estimulación doble. La presencia del estímulo en el lado sano, suprime la respuesta del lado malo. Sucede cuando hay lesiones subcorticales.
  • Heminegligencia espacial: sucede cuando se produce un fallo para atender un estímulo espacial extracorporal. Esta condición se pone en manifiesto en funciones que ejecuta el cuerpo .
  • Negligencia personal: también denominado hemisomatognasia, es cuando el individuo no puede reconocer alguna parte de su cuerpo.

Negligencia atencional o motora

Es denominada hemiacinesia y se trata de un retraso cuando se inician los movimientos o también ausencia de movimientos pero que no presenta un déficit motor.  Esto sucede porque hay problemas para activar los comandos motores y puede estar acompañado con impersistencia motora que es la incapacidad de mantener una postura durante más de 10 segundos.

Negligencia  representacional

Se trata de una negligencia hacia una mitad de la imagen mental, es decir, la incapacidad de recordar cosas que se perciben del lado afectado. Cuando se le pide al paciente que realice un dibujo específico, solo dibuja la parte derecha.

Causas

Existen cuatro teorías que tratan de explicar las causas subyacentes al trastorno de heminegligencia:

  • Sensorial: el síndrome es producido por una disminución de entradas sensitivas debido a lesiones en el neocórtex.
  • Esquema coporal: el trastorno es producido por lesiones parietales ya que los lóbulos poseen el esquema corporal y actúan en la percepción espacial. Sucede en casos en donde el paciente no puede reconocer la mitad de su cuerpo o del espacio.
  • Amorfosíntesis: sucede por una alteración cortical que produce la incapacidad de sintetizar varios estímulos sensoriales a la vez
  • Atencional: puede ser provocada por lesiones en diferentes zonas del cerebro como en la corteza temporo-pariental, áreas límbicas, áreas subcorticales y formaciones recticulares mesoencefálicas.

Diagnóstico

Para detectar el síndrome de negligencia o Neglect, existen algunos criterios diagnósticos que sirven para generar una primera sospecha del padecimiento. Posteriormente deben realizarse diversas pruebas y exámenes para corroborar su existencia.

Hay que considerar que el síndrome de Neglect puede detectarse visiblemente en muchos casos debido a los problemas motoros y espaciales que presenta la persona pero que también puede pasar inadvertido mucho tiempo ya que no siempre los síntomas son evidentes.

Estas son algunas de las señales que pueden brindar la sospecha de síndrome de Neglect:

  • Memoria afectada: las personas con algún tipo de síndrome de heminegligencia tienen grandes dificultades para recordar información aprendida a corto plazo. Pueden tener además problemas para recordar fechas o datos importantes.
  • Atención: estas personas sufren un grave problema de atención y pueden distraerse muy fácilmente. Por lo general , no pueden realizar más de una tarea a la vez.
  • Desorientación: estos individuos suelen olvidarse en qué lugar se encuentran o qué fecha es. En casos más severos no recuerdan datos personales relevantes como su fechad e nacimiento.
  • Razonamiento: las persona con heminegligencias tienen problemas para comprender metáforas, ironías o chistes. Sus sentimientos pueden no estar acompañados por expresiones faciales.
  • Desorganización: poseen problemas para mantener una conversación y suelen alterar las secuencias de hechos específicos.

Estos síntomas pueden presentarse en los casos más leves y pasar desapercibidos mucho tiempo. Existen otros síntomas más notorios:

  • Incapacidad de responder a estímulos que se generan del lado derecho
  • Recuerdan solamente las cosas que se perciben del lado derecho
  • Tardan en reaccionar cuando deben moverse o responder con el lado derecho del cuerpo.

Para detectar si realmente la persona sufre de heminegligencia, se realizan diversas pruebas:

  • Tomografías computadas con el objetivo de encontrar lesiones cerebrales
  • Pruebas de dibujo
  • Pruebas de memoria
  • Pruebas de capacidad motora

Tratamiento del síndrome de Neglect

neglect1

El síndrome de Neglect ha sido abordado por diversas disciplinas y diferentes tipos de tratamiento. El pronóstico de mejoría dependerá de la profundidad de la lesión y la gravedad de los síntomas.

Conoce a continuación, algunos de los tratamientos más utilizados como rehabilitación para las heminegligencias:

Tratamiento de Lawson

Se trata de un tratamiento postulado en el año 1962 que consistía en recordarle repetidamente al individuo que mirase hacia la izquierda. También se le solicitaba que utilice los dedos como guía para leer textos.

Tratamiento Rosseti

Esta técnica nació en el año 1998 y ha aportado grandes avances en la rehabilitación de pacientes con este trastorno.  Se trata de la intervención por adaptación de prismas. Se utilizaban prismas adaptados para realizar tareas espaciales como búsqueda visual, bisección de líneas y tares de memoria.

Cuando se aplicaban los prismas, en el paciente se producía una mayor activación en la corteza parietal y una mejora significativa en tareas  espaciales pero no de memoria.  Esta técnica es efectiva pero varía en función del tipo y gravedad de lesión.

Tratamiento Shiraisi

Fue realizado en el año 2010 y consistía en practicar intervenciones de 50 minutos durante cuatro días a la semana, aplicando prismas que desviaban la percepción del campo visual unos 15 grados para el lado derecho. Todos los sujetos que participaron de las pruebas mejoraron su rendimiento en pruebas relacionadas a los déficits motores.

Tratamiento Kerkhoff

En el año 2012, Kerkhoff y sus colaboradores utilizaron una técnica en donde se le pide al paciente que mire estímulos sobre un fondo en movimiento. De esta forma consiguieron que se induzcan cambios en el sistema atencional del individuo logrando una recuperación.

Tratamiento de recompensa

En el año 2012, los investigadores Malhotra, Soto, Li y Russel probaron que una recompensa estimula el mejoramiento de ejecuciones. Primero se les pidió que tacharan monedas y luego se les dijo que por cada respuesta correcta recibirían una recompensa. Los resultados mostraron que ante una recompensa actuaba como incentivo y se lograron mejores resultados.

Muchos son las técnicas que se han probado para rehabilitar a pacientes con síndrome de Neglect. Lo que queda claro es que la combinación de tratamientos es la forma más efectiva de lograr una recuperación significativa.

Terapia ocupacional

La terapia ocupacional es muy utilizada en personas que se rehabilitan de accidentes cerebrovasculares y ayudan al paciente a adquirir o re aprender formas de realizar actividades fundamentales cotidianas a través de técnicas de re educación motora.

Consecuencias

Las principales consecuencias del síndrome de Neglect, son las que se relacionan con la función motora, ya que en muchos casos dificultan la realización de actividades sencillas de la vida cotidiana.

También comprende problemas en el campo de la memoria ya que este déficit provoca una baja concentración, poca memoria a corto plazo y en muchos casos la incapacidad de poder escribir de forma lineal.

Preguntas frecuentes del síndrome de Neglect
¿Cómo se previene?

No existe una forma concreta de prevenir el síndrome de Neglect, ya que se produce como secuela de lesiones cerebrales que pueden tener múltiples orígenes.

¿Cómo se hereda?

El síndrome de heminegligencia no es un trastorno hereditaio. Es un síndrome adquirido.

¿Cómo se transmite?

El síndrome de Neglect no es una enfermedad transmisible

¿Cómo se detecta?

Para detectar el síndrome de Neglect se deben realizar diversas pruebas de orden neurológico para evaluar los diversos déficits sensitivos o motores que la persona posea. Posteriormente se deben realizar tomografías computadas del cerebro para detectar la ubicación de las lesiones cerebrales.

¿Quién descubrió el síndrome de Neglect?

Las primeras descripciones de las heminegligencia fue Hughlings-Jackson quien descubrió la relación del hemisferio izquierdo con el lenguaje y el hemisferio derecho con funciones visoespaciales.  La palabra que designa su nombre hace referencia a su significado en inglés “negligencia” o “desatención”

Fuentes: