El síndrome Metabólico es un conjunto de desórdenes metabólicos que aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Estas alteraciones metabólicas deben presentarse de forma simultánea o secuencial  y se producen a nivel molecular, hemodinámico o celular. Estan relacionadas con la resistencia a la insulina y el exceso de adiposidad en la cintura.

Características del síndrome metabólico

metabólico2

El síndrome Metabólico es un conjunto de afecciones que suceden de forma simultánea y que aumentan considerablemente la probabilidad de sufrir enfermedades cardiacas, diabetes o accidentes cerebro vasculares.

Estas afecciones que ocurren simultáneamente son:

  • Hipertensión
  • Azúcar elevada en sangre
  • Exceso de grasa alrededor de la cintura
  • Niveles altos de colesterol y triglicéridos

Poseer alguna de estas afecciones no implica necesariamente la presencia del síndrome Metabólico. Sin embargo aumentan el riesgo de padecer los problemas mencionados

Síntomas

Las afecciones relacionadas al síndrome Metabólico no suelen tener síntomas, por lo que su diagnóstico se hace difícil y en la mayoría de los casos de forma casual

Uno de los síntomas más visibles es la circunferencia amplia de la cintura. También deben tomarse en cuenta los síntomas asociados con la diabetes como; sed frecuente, micciones recurrentes, visión borrosa y fatiga extrema.

La mayoría de las personas que poseen obesidad abdominal ya cursan procesos fisiopatológicos que provocan una alteración en el metabolismo de la glucosa.

Sin embargo, esto no significa que siempre se produzcan estados de anormalidad avanzados en la glucemia ya que es necesaria una disfunción de la célula beta. Es por ello que no todas las personas con síndrome Metabólico desarrollan necesariamente la diabtes.

Causas

Las principales causas del síndrome Metabólico son la obesidad, el sobrepeso y la vida sedentaria.

También se relaciona con una afección que se llama resistencia a la insulina. La insulina es la hormona que genera el páncreas y que trabaja para que el azúcar ingrese a las células y estas puedan utilizarla como combustible.

Los individuos que poseen resistencia a la insulina, poseen células que trabajan normalmente y la glucosa ingresa de forma dificultosa a las células. Es por ello que los niveles de glucosa aumentan en la sangre y como respuesta el cuerpo genera insulina permanente.

Existen ciertos factores de riesgo que pueden predisponer a sufrir el síndrome metabólico.

  • Edad. La probabilidad de padecer síndrome Metabólico aumenta luego de los 40 años.
  • Etnia. Las personas con descendencia latina suelen padecer más síndrome Metabólico.
  • Obesidad. El síndrome metabólico es mucho más frecuente en personas obesas.
  • Diabetes. Las embarazadas con diabetes gestacional y las personas con diabetes tipo 2, tienen más probabilidades de padecer síndrome Metabólico.
  • Otras enfermedades. Las personas con problemas cardiovasculares o las mujeres con ovarios poliquísticos también tienen mayores probabilidades de padecer síndrome Metabólico.

Diagnóstico

Existen un conjunto de criterios diagnósticos que sirven para determinar la presencia del síndrome Metabólico. Si padeces al menos tres de estos síntomas, o tomas fármacos para controlarlos, es posible que padezcas el trastorno:

  • Circunferencia de la cintura: si tu cintura supera los 102 centímetros.
  • Niveles elevados de triglicéridos: (150 miligramos por decilitro (mg/dL)
  • Colesterol de lipoproteínas de alta densidad reducido: menor a 40 mg/dL (1,04
  • Hipertensión: 130/85 milímetros de mercurio (mm Hg) o mayor
  • Glucemia elevada en ayunas: 100 mg/dL (5,6 mmol/L) o mayor

Para determinar estos valores, el médico te indicara análisis de sangre, tensión y orina. Si se cumplen estos criterios es muy probable que seas diagnosticado con síndrome Metabólico.

Tratamiento para el síndrome metabólico

metabólico1

El tratamiento más utilizado para mejorar el síndrome Metabólico, es mejorar la dieta y aumentar el ejercicio. En caso de que los cambios de hábitos no generen mejoras sustanciales, el médico puede recetarte fármacos para controlar la presión arterial, la glucosa en sangre y los niveles de colesterol.

Hábitos saludables

Aquí encontrarás algunos consejos útiles para implementar hábitos saludables a tu rutina:

  • Has ejercicio. Se recomienda realizar al menos 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada. Aprovecha las situaciones en las que puedes caminar como subir escaleras.
  • Baja de peso. Mantener un peso saludable reduce considerablemente la probabilidad de sufrir diabetes, hipertensión o síndrome Metabólico.
  • Aliméntate sano. Existen diversos planes saludables que son indicados para mejorar el síndrome metabólico. Algunas de las dietas más efectivas son la dieta DASH y la dieta mediterránea. Se recomienda una dieta rica en frutas, verduras, cereales y pescados.
  • No fumar. Fumar tabaco empeora los síntomas del síndrome Metabólico.
  • Controla el estrés. El estrés también puede aumentar los riesgos de padecer afecciones más graves, posteriores al síndrome Metabólico.

Consecuencias

Padecer síndrome metabólico, aumenta la probabilidad de sufrir las siguientes afecciones.

  • Diabetes: El sobrepeso puede generar resistencia a la insulina y puedes desarrollar diabetes.
  • Enfermedades cardiovasculares: la combinación de hipertensión y niveles de colesterol alto, ayudan a que se acumulen plaquetas en las arteras. Al acumulares, las plaquetas se estrechan y las arterias se endurecen. Esto puede producir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.
Preguntas frecuentes del síndrome Metabólico
¿Cómo se previene?

La forma más efectiva de prevenir el síndrome Metabólico, es desarrollar hábitos saludables como una dieta sana y ejercicio constante.

¿Cómo se hereda?

El síndrome metabólico no es hereditario. Se trata de un trastorno adquirido

¿Cómo se transmite?

El síndrome de Metabólico no es una enfermedad transmisible.

¿Cómo se detecta?

Para confirmar el diagnóstico de síndrome metabólico, es necesario que se cumplan al menos tres síntomas de los mencionados: hipertensión, glucemia elevada, colesterol elevado, exceso de grasa abdominal.

¿Quién descubrió el síndrome metabólico?

Este síndrome fue descripto por primera vez por el doctor Gerald Reaven, en el año 1988. Reaven denominó a estre trastorno “síndrome X”. También se lo conoce como síndrome de Reaven.

Fuentes: