El síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, también conocido como (SIDA), es causado por un virus llamado VIH (virus de inmunodeficiencia humana). El VIH destruye los linfocitos T CD4 (células CD4) del sistema inmune, lo que hace que las personas sean mucho más vulnerables a las infecciones y enfermedades.

Esta susceptibilidad empeora si el síndrome progresa.

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida, es la etapa más avanzada de la infección por el VIH. Para que se diagnostique SIDA, la persona con VIH debe tener una afección definitoria de SIDA o tener un recuento de CD4 inferior a 200 células / mm³.

Características del Síndrome de inmunodeficiencia adquirida

sindrome de inmunodeficiencia adquirida

Normalmente cuando se habla de VIH/SIDA, tienden a confundirse los términos. El VIH, significa Virus de la Inmunodeficiencia Humana, el cual es un virus que infecta y ataca a todo el sistema inmunológico de la persona y por supuesto, también al sistema de defensa del cuerpo ante cualquier microorganismo del exterior.

En cambio, el SIDA o Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, es una enfermedad crónica y mortal, la cual es causada por el VIH. Esto quiere decir que el SIDA es entonces la etapa más avanzada de la infección por VIH.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ha calculado hasta la actualidad que el VIH ha causado 34 millones de muertes y que el África Subsahariana es la parte del mundo que más desolada esta por esta infección.

Sin embargo a pesar de estas cifras, una persona infectada puede tener una vida normal con ayuda del tratamiento.

El VIH/SIDA se remonta al año 1981, cuando médicos que pertenecían a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, descubrieron diferentes casos con raras infecciones pulmonares en 5 pacientes lo cuales eran homosexuales.

Pero no fue hasta un año más tarde, en 1982 que la enfermedad tuvo nombre por primera vez, SIDA. Tener esta enfermedad se consideraba una sentencia de muerte, además se pensaba que solo los homosexuales podrían contraerla. Esto es falso.

Causas

El VIH ataca el sistema inmunológico de la persona dejándola vulnerable a una gran cantidad de enfermedades potenciales mortales. El virus tiene el poder de avanzar muy rápidamente cuando el cuerpo se encuentra en ausencia de terapias antirretrovirales (TAR), una terapia con medicamentos que ralentiza o evita que el virus se desarrolle.

La tasa de progresión del virus varía ampliamente entre individuos y depende de muchos factores.

Estos factores incluyen la edad del individuo, la capacidad del cuerpo para defenderse del VIH, el acceso a la atención médica, la presencia de otras infecciones, la herencia genética del individuo, la resistencia a ciertas cepas del VIH y más.

Las levaduras, bacterias, parásitos y virus comunes que habitualmente no causan enfermedades graves en personas con sistemas inmunológicos completamente funcionales pueden causar enfermedades fatales en personas con SIDA.

El VIH se ha encontrado en la saliva, las lágrimas, el tejido del sistema nervioso, la sangre, el semen (incluido el líquido pre seminal o “pre-semen”), el fluido vaginal y la leche materna. Sin embargo, solo la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna han demostrado transmitir la infección a otros.

La transmisión del virus ocurre:

  • A través del contacto sexual, incluido el sexo oral, vaginal y anal
  • A través de la sangre, por transfusiones de sangre o por compartir agujas
  • De madre a hijo: una mujer embarazada puede transmitir pasivamente el virus a su feto, o una madre lactante puede transmitirlo a su bebé.

Existen otras formas de trasmitir esta infección, que aunque raras, si se pueden producir: inseminación artificial con semen donado, a través de un órgano trasplantado o por la lesión accidental de la aguja.

No es posible la transmisión de la infección por un simple contacto casual (como abrazarse y tocarse), al tocar platos, perillas de puertas o asientos de inodoros previamente tocados por una persona infectada con el virus, durante la participación en deportes o por mosquitos.

Síntomas según sus etapas o fases

En su mayor parte, los síntomas posteriores de infección por VIH son el resultado de infecciones causadas por bacterias, virus, hongos y/o parásitos. Estas afecciones normalmente no se desarrollan en personas con sistemas inmunológicos sanos, que protegen el cuerpo contra las infecciones.

Los primeros síntomas de la infección por VIH

Algunas personas con infección por VIH no tienen síntomas hasta varios meses o incluso años después de contraer el virus. Sin embargo, alrededor del 80% pueden desarrollar síntomas similares a la gripe de 2 a 6 semanas después de contraer el virus. Esto se llama síndrome retroviral agudo.

Las personas infectadas con VIH pueden no tener síntomas durante diez años o más, pero aun así pueden transmitir la infección a otras personas durante este período libre de síntomas. Mientras tanto, su sistema inmune se debilita gradualmente hasta que desarrollan el SIDA.

Los síntomas de la infección temprana por VIH pueden incluir:

  • Fiebre
  • Resfriado
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolores musculares
  • Dolor de garganta
  • Sudoración (especialmente en la noche)
  • Glándulas agrandadas
  • Erupción roja
  • Cansancio
  • Debilidad
  • Pérdida de peso involuntaria.

Es importante recordar que estos síntomas aparecen cuando el cuerpo combate muchos tipos de virus, no solo el VIH. No obstante, si tienes varios de estos síntomas y crees que podrías haber estado en riesgo de contraer el VIH en las últimas semanas, debes hacerte una prueba.

VIH asintomático

En muchos casos, después de que los síntomas iniciales desaparecen, no habrá más síntomas durante muchos años.

Durante este tiempo, el virus continúa desarrollando y dañando el sistema inmune y los órganos. Sin medicamentos que detengan la replicación del VIH, este proceso de depleción inmune lenta puede continuar, por lo general durante un promedio de 10 años.

La persona que vive con el VIH a menudo no tiene síntomas, se siente bien y parece saludable.

Para las personas que toman antirretrovirales y son rígidamente compatibles, esta fase se puede interrumpir, con una supresión viral completa. Los antirretrovirales efectivos detienen el daño continuo al sistema inmune.

Infección por VIH en etapa avanzada

Si no se trata, el VIH debilita la capacidad de combatir las infecciones. La persona se vuelve vulnerable a enfermedades graves. Esta etapa se conoce como SIDA o etapa 3 VIH.

Los síntomas de infección por VIH en etapa tardía pueden incluir:

  • Visión borrosa
  • Diarrea, que generalmente es persistente o crónica
  • Tos seca
  • Fiebre de más de 100 ° F (37 ° C) que dura semanas
  • Sudores nocturnos
  • Cansancio permanente
  • Dificultad para respirar (disnea)
  • Glándulas hinchadas que duran semanas
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Manchas blancas en la lengua o la boca.

Durante la última etapa de la infección por VIH, el riesgo de desarrollar una enfermedad potencialmente mortal es mucho mayor. Las afecciones graves pueden controlarse, evitarse y/o tratarse con otros medicamentos, junto con el tratamiento contra el VIH.

Tratamiento para el síndrome de inmunodeficiencia adquirida

sindrome de inmunodeficiencia adquirida

Actualmente no hay cura para el VIH o el SIDA. Los tratamientos pueden detener la progresión de la enfermedad y permitir que la mayoría de las personas que viven con el VIH tengan la oportunidad de vivir una vida larga y relativamente saludable.

El tratamiento antirretroviral previo con VIH es crucial: mejora la calidad de vida, prolonga la esperanza de vida y reduce el riesgo de transmisión.

En la actualidad, no se encuentran ni vacunas o cura para este virus, sin embargo se han estado desarrollando algunos tratamientos que son muy alentadores por su efectividad y tolerancia pudiendo mejorar así ampliamente la salud y la calidad de vida del paciente, con tan solo una pastilla por día.

Imágenes / fotos

En las siguientes imágenes se puede observar algunos pacientes que se encuentran infectados con el virus de inmunodeficiencia humana en sus diferentes etapas:

Consecuencias

Este síndrome destruye de forma lenta el sistema inmunológico y deja a las personas que lo padecen muy indefensas ante otros tipos de infecciones y hasta algunos tipos de cáncer.

Las personas que padecen SIDA están aún más expuestas a contraer infecciones graves y tumores cancerígenos.

Estas personas contagiadas con el virus y que luego desarrollan SIDA mueren de padecimientos que ya el cuerpo ni el organismo pueden combatir, es por esto que las personas no mueren de SIDA propiamente sino de todas las consecuencias psicológicas, sociales y por supuesto físicas que el síndrome trae consigo.

Diagnostico

El diagnóstico se realiza a través de un análisis de sangre que analiza específicamente el virus. Si se ha encontrado VIH, el resultado de la prueba es “positivo”. La sangre se vuelve a analizar varias veces antes de dar un resultado positivo.

Si una persona ha estado expuesta al virus, es crucial que se haga la prueba lo antes posible. Cuanto más temprano se detecta el VIH, más probable es que el tratamiento tenga éxito.

Después de la infección con VIH, el virus puede tardar de 3 semanas a 6 meses en aparecer en las pruebas.

Famosos con Síndrome de inmunodeficiencia adquirida

Estos son algunos famosos que viven actualmente con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

  • Charlie Sheen: El actor estadounidense de 52 años, quien siempre ha estado en el ojo del huracán por su vida desordenada y por su constante abuso de drogas y alcohol, revelo en noviembre de 2015 que es portador de VIH, pero sabe de su condición desde el año 2011.

 

  • Andy Bell: Vocalista de la banda británica Erasure fue diagnosticado con la enfermedad desde el año 1998, pero fue hasta el año 2004 que lo hizo público. A pesar de tantos años con la enfermedad no ha sido impedimento para seguir con su vida normalmente.

 

  • Magic Johnson: Ex jugador de la NBA, el cual jugó para los Lakers por 13  temporadas. En 1991 fue diagnosticado y desde entonces ha trabajado para la prevención del VIH y el SIDA desde su fundación “The Magic Johnson Foundation”.

 

 

Preguntas frecuentes del Síndrome de inmunodeficiencia adquirida
¿Cómo se previene?

No tengas relaciones sexuales sin condón, ni con:

  • Gente desconocida o que sospeches que este infectada con SIDA
  • Diferentes personas (No seas promiscuo)
  • Una persona que tenga múltiples parejas (Con una persona promiscua)
  • Las personas que usan drogas intravenosas.

No uses drogas intravenosas. Si usas medicamentos por vía intravenosa, no compartas agujas o jeringas.

Las madres que son VIH positivas no deben amamantar.

¿Cómo se hereda?

El SIDA no es hereditario, se adquiere a través del sexo con una persona infectada, o si la sangre de una persona infectada ingresa al cuerpo de otra persona a través de cortes, punciones o transfusiones.

¿Cómo se transmite?

El SIDA puede transmitirse a través de:

  • Contacto sexual, donde esta incluido el sexo vaginal, oral o anal
  • Transfusiones de sangre o por comparticion de agujas
  • De madre a hijo, por medio de la lactancia materna.
¿Cómo se detecta?

Para diagnosticar el SIDA, el médico necesitará una prueba positiva confirmada para el VIH y  evidencia de una afección definitoria del SIDA o células CD4 gravemente agotadas.

La prueba del VIH es un proceso de dos pasos que incluye una prueba de detección y una prueba confirmatoria. El primer paso suele ser una prueba de detección que busca anticuerpos contra el VIH.

Las muestras para la prueba provienen de sangre obtenida de una vena o un dedo, un hisopo oral o una muestra de orina. Los resultados pueden volver en minutos (pruebas rápidas) o pueden demorar varios días, según el método que se utilice.

Si la prueba de detección del VIH es positiva, los resultados se confirman con una prueba especial llamada prueba Western blot o prueba de inmunofluorescencia indirecta.

¿Quién descubrió el síndrome de inmunodeficiencia adquirida

El Dr. Robert Gallo del Instituto Nacional del Cáncer, el Dr. Luc Montagnier en el Instituto Pasteur en París y el Dr. Jay Levy en la Universidad de California en San Francisco identificaron un retrovirus como la causa del SIDA.

Cada grupo denominó al virus con un nombre diferente: HTLV-III, LAV y ARV, respectivamente.

Como ha sucedido muchas veces en la historia científica, surgió una controversia sobre quién había sido el primero.

En 1987, el presidente de los Estados Unidos y el primer ministro de Francia anunciaron un acuerdo conjunto sobre el tema. Fue la primera vez que una pregunta de investigación médica había alcanzado este nivel de negociación política.

Fuente: