El síndrome de Gilbert, también conocido como disfunción hepática constitucional,  es un trastorno hereditario del hígado que se caracteriza por la presencia de niveles muy elevados de bilirrubina no conjugada o indirecta en la  sangre.

Se produce de forma intermitente y no revierte gravedad. Esta elevación de bilirrubina sucede porque existe un déficit parcial de la enzima glucuroniltransferasa.

En la mayoría de los casos se presenta asintomática y en algunos puede provocarse una leve ictericia en respuesta al estrés, ayuno o esfuerzo excesivo, ya que ante estos hechos, suele aumentar naturalmente la bilirrubina en sangre.

 

Características del síndrome de Gilbert

La enfermedad de Gilbert sucede cuando el hígado pierda la capacidad de procesar la bilirrubina de forma correcta.

El síndrome de Gilbert es una enfermedad hepática frecuente e inofensiva en la cual el hígado no procesa la bilirrubina de manera adecuada. La bilirrubina se produce por la descomposición de los glóbulos rojos.

Generalmente, es una afección que se descubre de forma casual cuando por otra razón, se realiza un examen de sangre completo.

Síntomas

En casi la totalidad de los casos, se manifiesta como un síndrome silencioso que no presenta síntomas visibles.

Sin embargo, cuando se produce un aumento leve del nivel de bilirrubina puede producirse un tono amarillento en la piel y en la zona blanca de los ojos.

El síndrome de Gilbert puede producirse por diferentes causas:

  • Enfermedad viral (gripe)
  • Dieta muy baja en calorías
  • Deshidratación
  • Período menstrual
  • Estrés
  • Ejercicio físico extenuante
  • Trastornos de sueño

Causas

La bilirrubina es un pigmento amarillo, que se genera cuando se destruyen los glóbulos rojos en el organismo. Este pigmento se desplaza a través de la sangre hacia el hígado. La bilirrubina es descompuesta por una enzima que la elimina de la sangre.

Una vez descompuesta, pasa hacia los intestinos y se elimina a través de las heces. Siempre existe un mínimo porcentaje de bilirrubina en sangre que no se expulsa.

La causa del síndrome de Gilbert es genética. Se hereda a través de un gen defectuoso que poseen los padres, que es el encargado de controlar la enzima (glucuroniltransferasa), que descompone la bilirrubina cuando ingresa al hígado.

Cuando se produce esta anormalidad genética, la bilirrubina se acumula de forma excesiva en la sangre.

Por lo general, para que se produzca síndrome de Gilbert, la persona debe heredar dos copias anormales una de la madre y otra del padre.

El síndrome de Gilbert no se manifiesta durante la infancia aunque sea congénito.  Se suele detectar durante la adolescencia ya que durante esta etapa, se eleva la producción de bilirrubina.

Diagnóstico

Para detectar la presencia del síndrome de Gilbert, es necesario un análisis de sangre completo.

El especialista procederá a evaluarte clínicamente para descartar o corroborar alguna enfermedad hepática que pueda estar produciendo el aumento de la bilirrubina en sangre.

Las pruebas que suelen pedirse para diagnosticar el síndrome de Gilbert son el hemograma completo y el análisis de la función hepática

Cuando se conjuntan niveles altos de bilirrubina pero con el análisis de sangre y la función hepática normal, se diagnostica síndrome de Gilbert. Al ser un síndrome producido por una alteración genética, puede confirmarse a través de un examen  genético.

Tratamiento del síndrome de Gilbert

El trastorno de Gilbert no necesita tratamiento. El nivel de bilirrubina en sangre suele fluctuar con el tiempo y la ictericia que se produce por dichas fluctuaciones se soluciona por si sola.

Prevención y estilo de vida

Existen ciertas situaciones en las que puede desencadenarse un episodio de aumento de bilirrubina, especialmente aquellas que producen estrés. Esto puede provocar ictericia repentina.

Con información, estos casos pueden manejarse de forma simple para evitar desequilibrios en los niveles de bilirrubina:

  • Avísale a tus médicos que sufres síndrome de Gilbert. Esto es muy importante ya que este trastorno, afecta el modo en el que el organismo asimila y procesa los medicamentos. Es importante que a cada médico que asistas, le hagas saber esta información.
  • Ten una dieta sana y calórica. Las dietas pobres en calorías pueden producir desequilibrios en los niveles de bilirrubina en sangre.
  • Controla el estrés. El estrés suele incidir en los niveles de bilirrubina en sangre. Realiza actividades que te ayuden a eliminar el estrés como Yoga, ejercicios o meditación.

Consecuencias

Cuando existe un nivel muy bajo de la enzima encargada de procesar la bilirrubina pueden producirse alteraciones y efectos secundarios con el uso de determinados medicamentos. Esto sucede porque esa misma enzima también es la encargada de eliminar fármacos del organismo.

Algunos medicamentos que pueden generar complicaciones junto al síndrome de Gilbert son inhibidores de proteasa (utilizados para tratar el VIH) y medicamentos de quimioterapia para tratar cáncer.

Fotos del síndrome de Gilbert

Encuentra a continuación, imágenes del síndrome de Gilbert en donde se observa cómo luce la ictericia producida por el aumento de bilirrubina en sangre:

Preguntas frecuentes del síndrome de Gilbert
¿Cómo se previene?

El síndrome de Gilbert se produce por una alteració genética por lo que no es posible prevenir su aparición. Sin embargo, puedes mantener el equilibrio de la bilirrubina en sangre si evitas el estrés y consumes una dieta rica en calorías.

¿Cómo se hereda?

Para producirse el síndrome de Gilbert y heredarlo a la descendencia, es necesario que el gen defectuoso (encargado de producir la enzima que disueleve la bilirrubina) lo posean ambos padres.

¿Cómo se transmite?

El síndrome de Gilbert no es una enfermedad transmisible. Es un síndrome hereditario.

¿Cómo se detecta?

El síndrome de Gilbert se detecta mediante análisis de sangre y de la función hepática. En ciertas ocasiones, el paciente puede presentar ictericia en la piel.

¿Quién descubrió el síndrome de Gilbert?

El síndrome de Gilbert fue descripto por primera vez en el año 1901, por el gastroenterólogo Agustín Nicolás Gilbert, de origen francés.

Fuentes: