El síndrome de Fournier, más conocido como gangrena de Fournier, es un trastorno muy raro que se presenta en mayor proporción, en varones mayores a 50 años. Se trata de una gangrena de origen infeccioso que puede desencadenarse por múltiples causas.

Posee una incidencia de 1 caso cada 7.500 personas y la mortalidad del trastorno varía entre un 3% y 67% de los casos.

La gangrena de Fournier se caracteriza por un cuadro clínico que comprende afecciones urinarias, problemas dérmicos graves que llegan a impedir el movimiento de la zona afectada, que puede llegar a la tumefacción y necrosis. Afecta exclusivamente la zona genitourinaria y se suman síntomas como náuseas y vómitos.

Características del síndrome de Fournier

La mayoría de los pacientes con síndrome de Fournier presentan al menos 4 síntomas diversos. Este trastorno puede aparecer de forma repentina y evolucionar rápidamente.

Durante las primeras 24 horas, la piel comienza a emanar olor fétido y exudar líquido serosanguinolento. Pasadas las 48 horas, la zona afectada se torna de color azul negro y comienza la necrosis de los tejidos.

Luego de 5 días puede visualizarse una gangrena evidente. En esta etapa deja de haber dolor ya que la necrosis afecta a los nervios.

La gangrena de Fournier es grave y debe tratarse de urgencia. Los síntomas son acompañados por decaimiento general, vómitos, coagulopatía  y hasta la muerte.

Síntomas

El síndrome de Fournier afecta la zona genital y se compromete el tejido subcutáneo, los nervios, arterias y venas.

La mayoría de los casos de trastorno de Fournier son de origen infeccioso y pueden llevar a una trombosis en los vasos sanguíneos hasta la gangrena.

Los síntomas típicos de la gangrena de Fournier son:

  • Oscurecimiento de la zona genital
  • Necrosis en los tejidos
  • Gangrena
  • Fiebre
  • Dolor muscular localizado
  • Inflamación en el área afectada
  • Náuseas y vómitos

El síndrome de Fournier es una infección fulminante si no es tratada con urgencia

Causas

El síndrome de Fournier afecta mayormente a hombres saludables y se desarrolla muy rápidamente.

Por lo general hay ausencia de un solo agente causal, pero existen diversos factores que predisponen a la persona a sufrir este trastorno:

  • Traumas locales
  • Diabetes mellitus
  • Fimosis
  • Extravasacion periurital de orina
  • Infección perineal
  • Cirugía de circuncisión
  • Alcoholismo
  • Inmunosuprimidos post transplante
  • Pacientes tratados con quimioterapia
  • Personas con VIH positivo.
  • Uso de catéteres por cálculo uretral
  • Intervenciones quirúrgicas de los genitales
  • Abscesos anorectales
  • Diverticulitis
  • Apendicitis

Si bien en la mayoría de los casos, el síndrome de Fournier afecta a hombres mayores de 50, se han encontrado situaciones dentro de la población infantil, que ha padecido alguno de los siguientes factores:

  • Circuncisión
  • Varicela
  • Onfalitis
  • Hernia estrangulada
  • Parto prematuro
  • Instrumentación uretral
  • Quemaduras o infecciones locales

Diagnóstico

El diagnóstico suele realizarse de urgencia, ya que la mayoría de los pacientes asisten a la consulta médica, cuando ya las lesiones necróticas han aparecido.

El diagnóstico de  este trastorno se realiza principalmente mediante una evaluación de la sintomatología y la historia clínica del paciente.

Es fundamental diferenciar la gangrena de origen infecciosa o debido a una enfermedad vascular como la diabetes o una enfermedad renal .

Para lograr un diagnóstico certero hay que descartar hemorragias, tumores, hematomas en los testículos y abscesos perirrectales.

Algunas de las pruebas y análisis y suelen indicarse para diagnosticar la gangrena de Fournier son:

  • Estudio electrolítico de proteínas séricas, albúmina y glicemia
  • Radiografía de abdomen para evaluar la presencia de gas
  • Ecografía para evaluar el grado de compromiso de los tejidos blandos y los genitales
  • Tomografía computada o resonancia magnética en caso de sospecharse un mayor compromiso en tejidos profundos.
  • Hemograma para evaluar la presencia de leucocitosis
  • Hemocultivos para descartar septicemia
  • Biopsia de tejido

Es importante acudir a un especialista ya que cuando se inician las lesiones, pueden pasar desapercibidas. Mientras más temprano es el diagnóstico, más probabilidades de cura existen.

El pronóstico de la enfermedad depende no solo de un diagnóstico temprano sino de si existen otras afecciones que suelen agravar el trastorno:

  • Diabetes
  • Alcoholismo
  • Cardipatía orgánica
  • Cirrosis
  • Lupus
  • VIH
  • Vasculitis
  • Terapia con corticoides

Tratamiento del síndrome de Fournier

El tratamiento para el síndrome de Fournier es mayormente quirúrgico y farmacológico. En un primer término se aplican antibióticos de amplio espectro.

Antes de una intervención quirúrgica debe realizarse el drenaje del tejido necrótico. Este paso es fundamental  para evitar el avance negativo del síndrome y mejorar el pronóstico.

Mediante biopsia de los tejidos necróticos se establece cuál será el tratamiento antibiótico más eficaz. El proceso quirúrgico consta de remover los tejidos del periné, pene y escroto.

Este procedimiento puede realizarse varias veces en pocos días para cortar la extensión de la gangrena. En el caso de que el tejido necrótico llegue hasta el ano, puede realizarse una colostomía con el objetivo de disminuir la contaminación de la zona por materia fecal.

La limpieza de la zona luego de la cirugía es muy importante y delicada. Una vez curada la zona, es posible que se necesiten cirugías reconstructivas.

Consecuencias

La gangrena de Fournier es un trastorno fulminante que requiere intervención médica de urgencia. Posee una alta tasa de mortalidad por lo que un diagnóstico y tratamiento temprano, aumentan la probabilidad de curación.

Las principales causas de muerte por síndrome de Fournier son el shock séptico y la disfunción orgánica múltiple.

Preguntas frecuentes del síndrome de Fournier
¿Cómo se previene?

No existe una forma concreta de prevnir el síndrome de Fournier ya que se desencadena como complicación, por lo general, de una infección provocada por alguna intervención en la zona genitoruinaria.

¿Cómo se hereda?

El síndrome de Fournier no es un trastorno hereditario sino adquirido.

¿Cómo se transmite?

El síndrome de Fournier no es transmisible.

¿Cómo se detecta?

En la mayoría de los casos el diagnóstico se realiza mediante una evaluación física y de la historia clínica. Se realizan diversas pruebas para confirmar o descartar la posibilidad de otras afecciones. Entre las pruebas que se realizan están: hemograma completo, radiografías, tomografías, resonancias y biopsias.

¿Quién descubrió el síndrome de Fournier?

Este síndrome fue descripto por primera vez en el año 1764 por Baurienne, sin embargo lleva este nombre debido al catedrático francés en enfermedades sifilíticas,  Jean Alfred Fournier durante el año 1883. Su estudio se basó en 5 casos de gangrena genital.

Fuentes: 

https://es.wikipedia.org/wiki/Gangrena_de_Fournier